Charles Brewer- Carías, el hombre que nunca regresó de la selva

20140415_111255

(Charles Brewer Carias y Federico Mayoral)

Cuando se piensa en la palabra exploración la mente evoca un tiempo lejano, de barcos de vela surcando en altamar buscando un mundo por descubrir. Pero sin remontar la palabra a la Era de los Descubrimientos en los siglos XV al XVI, se puede hablar de exploraciones recientes y además endógenas. Charles Brewer -Carías, nombrado internacionalmente como polymath explorer, gracias a las más de 200 exploraciones que ha realizado, se ha dado la tarea de llevar este oficio a la actualidad y lo ha plasmado en una bibliografía de 14 libros y más de 40 textos publicados en revistas como Río Verde (Caracas), American Journal of Physical Anthropology (Washington) y muchas otras.

Desnudo en la Selva es el nuevo libro del explorador y naturalista venezolano, donde presenta el supermercado de la Amazonía venezolana en 220 páginas. Con detalladas explicaciones y consejos de utilidad, el autor propone una variedad de alimentos existentes en los recursos naturales, palmas, tierra, semillas, árboles y otras plantas, fuentes de proteína, de esta región con los que un ser humano puede subsistir y sobrevivir.

Esta publicación que hace las veces de guía de ilustrada fue publicada en diciembre de 2013 con el apoyo del empresario Federico Mayoral, con quien Charles hizo las últimas expediciones para tomar gran parte de las fotografías que se observan en esta obra. Charles tardó un año en recopilar y resumir los conocimientos adquiridos durante los años que vivió con las comunidades indígenas Ye’kwana y actualmente se encuentra siendo traducido al inglés y al ruso. Está tan bien pensado que está hecho, en tamaño y forma, para que quepa en la guantera de un avión, como una herramienta de supervivencia para cualquier piloto.

En la entrevista se muestra sereno, amable y dispuesto a contarme sus experiencias, bebe café, bebida que hacía mucho tiempo no tomaba y de forma concisa me quita la primera pregunta de la boca y él mismo se la hace:

DC ¿Qué es lo que usted hace?

CBC: Yo he tratado de dedicarme a todas las cosas, mi interés, en contra de lo que quería mi padrea es estudiar todas las cosas. Estudié en la UCV odontología, letras, biología, ninguna de ellas las empleo. Trabajé 20 años como odontólogo con mi padre pero encontré que mi necesidad de conocimiento iba mucho más allá de la odontología, la geografía, la botánica o la etnobotánica o de la antropología o de la espeleología. En todas estas áreas tengo 14 libros publicados de todas las cosas que viví en mi tiempo como explorador.

DC ¿Cuándo empezó a explorar?

CBC: Es muy interesante su pregunta porque yo podría decir que desde que nací nunca dejé de explorar. Mi interés por mi entorno lo recuerdo desde el primer año de vida. Tengo recuerdos de estar pensando en las hormigas y nunca más dejé de explorar. Nunca más me volví adulto, quiero decir, de dar por enterado que conocía algunas cosas. Siempre para mi es una incógnita todo lo que está a mi alrededor y trato permanentemente de encontrar y descubrir cosas nuevas en ese entorno y eso ha dado como resultado descubrir cosas nuevas. Mi vida como explorador es difícil de explicar en términos del siglo XX o XXI porque mi idea de la exploración se ajusta más al siglo XIX, la idea del enciclopedista victoriano.

El conocer todas las cosas y de vivir en la selva y tratar de documentar todo lo que había en el entorno en el que me he movido. Y de ello he dejado testimonio. No es una aventura la vida que yo llevo, es una dedicación al compartir y a descubrir, porque el descubrir va logado solamente a la posibilidad de compartir, si uno no comparte lo que uno haya encontrado no es un descubrimiento sino algo muy egoísta y personal. Ahora dando una mirada hacia atrás, viendo mis libros publicados, Las Simas de Sarisariñama (1976), La Vegetación del Mundo Perdido (1986), cada uno de ellos muestra lo que nadie nunca antes había visto y que comparto con el resto del mundo, eso me da una gran satisfacción. Y eso es descubrir.

DC ¿Cómo fue la experiencia de vivir en la selva?

CBC: En el año 60 y podría ser este el inicio de las exploraciones en la Guayana. Las exploraciones en Guayana comienza en el año 1960 cuando voy a vivir con un grupo de indígenas de la etnia Ye’kwana, viviendo con ellos pues tomó otra idea de la vida y otra forma de pensar aprendí la lengua y aprendí a reconocer lo que había en ese entorno de la selva. Desde entonces continué con la idea de conocer más profundamente el entorno selvático.

Y de ese empeño en conocer mi amigo Federico me pidió que compartiera con él y con el resto del mundo ese conocimiento que yo tenía y que él consideraba valioso y que yo consideraba normal Y entonces decidí escribir este libro con su apoyo.

DC Después de haber convivido tanto tiempo entre comunidades indígenas, ¿qué extrapoló de ellos a su vida diaria?

CBC: Tu pregunta es muy difícil de contestas pero te la puedo responder con un ejemplo. Yo le conté a mi hijo que había vivido con los indígenas y él me preguntó que cuando regresé y esa pregunta me costó responderla y la única manera en que yo me sentí satisfecho de responderla fue decirle que nunca regresé. Mi  cabeza, mi estructura, mi pensamiento mi emoción está ligada a vivir en un entorno selvática. Es decir que no es salvaje sino que es altamente civilizado y culturizado de acuerdo al conocimiento que uno tenga de ese entorno. Al vivir aquí estoy viendo todos los árboles que me rodean, las plantas y todo tiene para mí un sentido más profundo. 

DC Luego de escribir sobre las bondades de los productos alimenticios de la selva para el alimento el ser humano ¿Qué piensa de que toda esa riqueza gastronómica pudiera formar parte del venezolano común?

CBC: Efectivamente, tenemos una extraordinaria riqueza de elementos que pueden ser comercializados y que pueden ser empleados en la dieta común y que pudiesen ser también, como le expliqué al príncipe Carlos de Inglaterra, cuando estuve con él en el Amazonas, que puede dar una solución al hambre y puede dar una solución económicamente rentable al venezolano, pero por alguna razón de riqueza petrolera no hemos tenido interés en explotar eso aquí como si han tenido en países como Colombia y Ecuador. Por ejemplo el seje, me llamó muchísimo la atención encontrar en Nueva York cuando fui hace dos años una botella en venta en un sitio exclusivo un aceite brasilero de seje y de manaca. Aquí tendríamos infinidad de posibilidades de montar una industria de estos elementos.

¿Sería sustentable para el entorno selvático desarrollar una industria alimenticia?

CBC: Si, porque las producciones están allí y al tu cosechar eso no destruyes la planta, porque la planta lo que hace es dar los frutos y los frutos están en constante producción. Es una lástima que se pierda esa riqueza. Lo mismo que el aceite de seje que se produce actualmente en Colombia y es mucho mejor que el aceite de oliva, considerado desde 1854 por el gran botánico Sprut, y desde entonces se produce tal cosa. Nosotros montamos una proposición junto a los Ye’Kwana,  para la producción del seje y no se nos hizo ningún caso,  tuvimos ningún apoyo ni respuesta.

Hay una enorme cantidad de productos que pudieran ser comercializados como el pijiguao, la manaca, el mañoco, la copura, el seje. Muchas se están cultivando intensamente en Costa Rica, Panamá y en Colombia y aquí nada.

DC ¿Qué ha sido lo más difícil de todas sus estadías en la selva?

CBC: Lo más difícil fue entender que yo era un ignorante, que a pesar haber estudiado tres carreras, al compararme con el conocimiento que tenían estas personas, sus conocimientos eran mucho más profundos que el mío sobre cualquier cosa. Ellos me dijeron, tú eres para nosotros como un niño. Y tenían razón, tuve que aprender de todo.

Lo más difícil fue entender que yo era como una persona inferior y tuve que ir labrándome el prestigio por los conocimientos que ellos me enseñaban, pero al entender que yo era inferior pude aprender. Porque muchos van a visitar a los indígenas como si fuera un museo y continúan con su propia arrogancia sin entender que detrás de esa cultura de más de 4000 años hay una información que la tenemos nosotros de nuestra cultura, porque la nuestra es una cultura del consumo, que creen que conocen una cosa porque la compran y no por que la hacen.

DC ¿Cómo fu el proceso de escribir el libro?

CBC: Escribir el libro fue una carrera contra el tiempo. Pero sentarse a escribir no es una cosa que tú puedes elegir sino que tienes que estar coordinado. Muchas veces la vivencia en la ciudad distrae de tantas cosas, te metes por ejemplo en internet y se te pasan las horas y no has hecho nada. Traducir y producir toda la experiencia en escrito implica una disciplina y un sentarse y no distraerse permanentemente y eso lo obtengo yo a las 4:30 de la mañana, a las 5 horas de trabajo seguido ya comienza la distracción y ya no puedo escribir más.

DC ¿Cuál es el mayor aprendizaje que tiene de haber vivido en la selva?

CBC: Poder evaluar, verdaderamente, mi cultura y entender que no la tenemos. Y me siento muy afortunado de poder haber aprendido de una cultura que es genuina y es por eso que me identifico con esa cultura, con ese ser geniano que es poder saber de todas las cosas y poder fabricar lo que necesito para subsistir. Y es ahí donde aparece la idea del libro. Porque yo pude haber hecho un libro de todas las cosas espantosas que pueden pasar en la selva pero quise hacer un inventario de las cosas que te permiten subsistir como un aporte cultural de lo que tenemos. Eso me da una satisfacción porque poseo una cultura y me he dado cuenta que en mi entorno occidental no hay una cultura de esa magnitud, lo que hay es una adicción a comprar cosas que no necesitamos.

Publicado en Guayoyo en Letras 

Con sabor a chocolate, crónica de una cata

Imagen

(Fuente: http://www.kakaoenvenezuela.com)

Con un español afrancesado, Chloe Doutre – Roussell dirigió, a sala llena, la “Cata de chocolates del mundo”. Al presentarse hace la salvedad de que ella habla, principalmente, como consumidora. Concisa en su discurso, la experta en cacao comenzó la cita en el Trasnocho Cultural de Caracas el 23 de abril, hablando sobre el mundo del chocolate fino y una diferenciación entre el chocolate gourmet y el comercial.

También, dentro de una presentación bien definida, menciona los elementos que hacen la calidad de un chocolate, entre los que menciona los ingredientes (granos de caco, azúcar, vainilla, emulsificantes, leche en polvo, grasas trans), la receta, el proceso, el almacenamiento y la atención a los detalles. A esto añade algunos consejos al momento de comprar chocolates, como: no influenciarse por el precio, ver el peso, leer el listado de ingredientes y, que para comparar chocolates, se deben comprar 3 o 4 barras de chocolates similares.

Imagen

Mientras Chloe prosigue y lleva la charla hacia la inducción del movimiento “bean to bar”, en las mesas aguardan pacientes los trozos de chocolate que el público degustará.

Con un contundentecatar no es comer da inicio a la cata de chocolates de la mañana dando los preámbulos para realizarla y explica que no se debe tomar café, ni haber fumado o haber consumido alimentos picantes antes de hacerla. Enumera así, las herramientas que se deben tener a la mano como papel, agua para limpiar el paladar y un ambiente con luz adecuada. Para finalizar el preámbulo, Chloe, da instrucciones sobre el método a seguir: mirar, oler, llevar a boca y en boca analizar la textura, granulada o no, y los sabores, luego dar un análisis global. Da un listado de sabores que se sienten al catar chocolate, al mismo tiempo que muestra la rueda aromática que sirve para analizar al chocolate.

Imagen

La cata de la mañana se divide en tres tandas, cada una de 12 diferentes chocolates. Al inicio de cada una, la experta pide silencio y concentración; hace énfasis en que debe probarse cada chocolate de la forma como están enumerados en el papel. Entre los trozos de chocolate que integran la muestra hay algunos gourmet, otros comerciales, algunos pasados de fecha y otros que han sufrido accidentes de temperatura. La variedad de chocolates que se prueba es amplia en nacionalidad y tipología, lo que caracteriza al evento de alta calidad. Hay chocolates de Ecuador, Venezuela, Francia, Italia y hasta Madagascar.

Al finalizar la cata, María Fernanda Di Giacobbe, de Cacao de Origen e impulsora del evento, agradece al público, que se saborea todavía el paladar endulzado, y despide la jornada con esta frase: Debemos imaginarnos todo el mapa venezolano con una tableta de chocolate en cada pueblo.

Rueda aromática (de vinos)

Imagen

Pasta casera con mejillones

Imagen

Es una dicha poder almorzar en casa y al menos una vez a la semana olvidarse del tupper y el microondas de la oficina, y más cuando cocina mamá, quien aprovechó mi estadía para prepararme la pasta con mejillones, que tanto me gusta.

Ingredientes

3 tazas de passata o 1 lata de tomates pelados

300 gr de mejillones frescos

1/2 cebolla

4 dientes de ajo

1 manojo de albahaca fresca

300 gr de espaguetis o linguinis

Pimienta negra recién molida

Semillas de pepperoncini

150 gr de aceitunas negras

Sal

Aceite de oliva

Imagen

Preparación

Primero, sancochar los mejillones por 7 minutos en agua hirviendo con sal.

Para la salsa, pelar y machacar 2 de los dientes de ajo, picar la cebolla en cuadritos pequeños y poner a dorar en el aceite de oliva a fuego lento, dejar dorar y agregar la passata o los tomates licuados previamente. Dejar cocinar a fuego lento. Aparte, en otra sartén, colocar un poco del aceite de oliva y los ajos restantes, cuando estén dorados, colocar los mejillones a sofreír.

En la olla con la salsa cocinándose, agregar hojas de albahaca fresca, sal y pimienta. Seguir cocinando. A la sartén con los mejillones se le agrega las aceitunas negras y se apaga. Cuando la salsa esté lista 20 minutos después se incorpora a los mejillones junto con la pasta que ya debe estar al dente.

Galletas de avena y chocolate

IMG_20140503_133715

Una vez, viendo un programa de cocina, el chef dijo algo que nunca olvidaré: “cocine con lo que tenga en casa“. Hoy me provocó hacer galletas. Abrí la despensa, había avena en hojuelas y media tableta de chocolate negro. Treinta minutos más tarde, una bandeja llena de dulzura lista para comer con café. 

Ingredientes

200 gr de harina

2 tazas de avena

1 cucharadita de polvo para hornear

1 taza de leche

3 huevos

100 g de mantequilla clarificada

1 cucharadita de canela

1 cucharada de extracto de vainilla

300 g de chocolate oscuro

1/2 taza de miel

Preparación

En un recipiente mezclar los ingredientes secos, harina cernida, polvo de hornear, canela y la avena en hojuelas. En otro recipiente combinar los líquidos, huevos, mantequilla clarificada, la leche,  la miel y la vainilla. Cuando esté homogéneo, añadir al recipiente de los ingredientes secos y seguir mezclando.

Enmantequillar y enharinar una fuente de horno plana, esparcir la masa sobre ella de manera uniforme y poner trozos de chocolate picado sobre la masa, presionar un poco para que se hundan.

Hornear durante 20 minutos a 180°C.

Dejar enfriar y cortar.