Guía para limpiar y cocinar pulpo

IMG_20150614_115907

1-. Limpiar: Lavar bajo el chorro de agua y limpiar tentáculo por tentáculo para quitar cualquier residuo que pueda tener.

2-. Asustar: colocar una olla grande con agua hirviendo y una vez que entre en ebullición introducir y sacar el pulpo, agarándolo por la cabeza, sumergir durante tres segundos y sacar, repitiéndolo tres veces y finalmente dejarlo cocinar. Esto se hace para que los cambios bruscos de temperatura hagan más tierna la carne.

3-. Cocinar: usar una olla grande en la que el pulpo quede todo cubierto por el agua. Añadir sal y unas hojas de laurel. Cocinar durante 18 minutos por kilo y luego cortar la cocción metiendo al pulpo a agua helada.

4-. Prerapar: una vez cocinado y antes de llevarlo a la receta, se debe dar vuelta a la cabeza y quitar la púa que lleva dentro. Así queda listo para seguir con las preparaciones que desee hacer.

Salsa básica de tomates frescos en 10 pasos

150411_0004 150411_0006

Cantidad: 2 kg de tomates.

1-. Elegir buenos tomates: buenos ingredientes garantizan buen sabor, al menos así debería ser. Para la salsa se deben buscar tomates maduros y jugosos, los del tipo perita son recomendables para esta preparación.

2-. Limpiar: lavar bajo el chorro de agua y quitar todo rastro de tierra o sucio, ya que se van a cocinar con la piel.

3-. Hervir: verter agua y sal en una olla grande, donde los tomates tengan suficiente espacio. Colocarlos cuando aún el agua esté fría, dejarlos hervir y cocinar hasta que la piel se les abra sola.

4-. Cortar cocción: colar los tomates y ponerlos en un recipiente con agua helada para que se detenga la cocción.

5-. Pelar y licuar: con ayuda de un cuchillo, remover la concha y colocar en una licuadora o procesadora de alimentos hasta que se deshaga la pulpa.

6-. Doble colado: para aprovechar la mayor parte de la pulpa sin las semillas debe pasar el producto del licuado por un colador de orificios medianos y luego por uno de rejilla.

7-. Sofreír es el truco: para hacer la salsa, poner una olla a calentar, verter 5 cucharadas de aceite de oliva y 6 dientes de ajo picados en brunoise (cuadritos pequeños). Cuando estén dorados, añadir el tomate.

8-. Despedir la acidez: para quitar la acidez del tomate se debe llevar a hervor a fuego alto, luego bajar la temperatura.

9-. Poner sabor: si no tiene caldo de pollo listo, puede usar un cubito. También, agregar albahaca fresca y salpimentar al gusto la salsa. Si desea puede añadir peperoncino y orégano para dar más gusto.

10-. Dejar cocinar: dejar cocinar la salsa de 35 a 45 minutos a fuego bajo removiendo cada cierto tiempo.

8 trucos para lograr un puré de papas perfecto

3-mashed-potatoes

Pudiéramos decir que el puré es un monarca entre los contornos. “Viene con puré, arroz, tajadas o vegetales”, es la sentencia de los platos más conservadores, que se suelen ofrecer en los almuerzos y, allí siempre está presente el puré, haciendo de fiel acompañante al  bistec milanesa, al lomito a la pimienta, a los filetes de pescado y al pollo.  En cocinas más modernas, el puré también hace su aparición pero en forma de quenelles, desafiando la gravedad en alguna construcción vertical o haciendo de cama para algún principal. En casa, el puré no tiene por qué pasar desapercibido, hay trucos y añadiduras que pueden hacer de  esta clásica preparación la causa de los piropos en la mesa:

1-. Un buen puré nace de buenas papas. Deben estar firmes, sin orificios ni magulladuras. Siempre usar papas del mismo tipo. Amarillas con amarillas y blancas con blancas.

2-. Cocinar las papas con la concha para evitar que le entre agua y que la papa pierda el almidón. De esta forma, la textura del puré quedará más consistente y con más sabor. Eso sí, debe pelarla, cuidadosamente y con la ayuda de un cuchillo, cuando aún esté caliente para que sea más fácil aplastarlas.

3-. Aunque tarda un poco más en cocinarse, debe intentar el puré de papas ahumadas en vez de hervidas, hará explotar su paladar. Poner las papas en papel de aluminio con un poco de aceite de oliva y ajo y lleve al horno hasta que ablanden, luego aplastarlas y continuar con el adobo a su gusto.

4-. La mantequilla y la leche son los elementas fundamentales de un buen puré. Poner a derretir la mantequilla junto con la leche para dar más soltura al puré. La crema de leche y el aceite de oliva son buenos sustitutos a estos espesantes y, este último da un resultado más ligero.

5-. Cortar trozos de jamón serrano o tocineta y ponerlos a tostar en una sartén caliente, hasta que pierdan su grasa y queden “crunch”, eso aportará una textura diferente al puré y agregará más sabor.

6-. Para dar aroma al puré, y también bonito color, son buenas las hierbas, bien secas o frescas. Orégano, romero, estragón, salvia, albahaca, perejil o cebollín son algunas de las que figuran como buenas parejas. Para este tipo de puré saborizado se aconseja usar aceite de oliva.

7-. Agregar quesos al puré es también una forma de variar la receta y evitar añadir sal. Se recomienda el parmesano, pecorino, roquefort o de cabra. Si se atreve, puede mezclarlos y meter a gratinar al horno, espolvoreando alguno por encima.

8-. Nunca olvide la pimienta.

La papa es un alimento versátil y bondadoso que se combina muy bien con gran variedad de sabores, igualmente, el puré se presta para echar a volar la creatividad y lograr de un acompañante algo protagónico.

Publicado en Esnobismo Gourmet

La ruta dulce de Caracas

3

“El apetito no es solo las ganas de comer o hambre que se asoma. Muchas veces es también la gratificación compensatoria que se busca o se regala”, decía el psicólogo Ernest Ditchner, al hablar de los estímulos. Y es que antojarse de un buen dulce a mitad de la tarde también es una forma de hambre.

Caracas, goza de muchas opciones para ir a degustar un postre a cualquier hora del día. Muchas de ellas de tradición francesa, italiana y española, traídos a la ciudad por los inmigrantes europeos cinco décadas atrás y, a las que se van amasando nuevos exponentes con propuestas modernas.

A continuación, una lista de las pastelerías capitalinas para “desservir”, término que usaban los franceses para decir “limpiar la mesa” al final de la comida y ofrecer las opciones dulces a los comensales.

A pesar del tiempo

4

Las Nieves: creada en 1954 por Giusseppe Above pero continuada por Aldo Tarantini desde 1974, comparte los sabores dulces y típicos de Italia. En días festivos se encuentra la Colomba de Pascua y el Roscón de Reyes. Se destaca por los cannolis, las sfogliatellas, y las bombas rellenas de crema.

Coordenadas: Av Pichincha Quinta Belén. El Rossal. @Lasnievesccs

La Ducal: Fundada en 1958 por Giovanni Greggio y hoy sigue en pie gracias a su nieto Maurizio Greggio. La pastelería tradicional italiana es el fuerte de la tienda, pero siempre trata de innovar, un ejemplo, la oreocake. Sin embargo se destaca y se ha establecido como un referente por las tortas de mazapán, las zeppole y la zuppa inglese.

Coordenada: 2da. Calle de Bello Monte, Entre Boulevard de Sabana Grande. @LaDucal

La Doris: Marco Battipaglia es el maestro pastelero de esta conservadora pastelería, desde 1978, sin embargo, fue inaugurada en 1960. Se especializa en repostería clásica italiana y dicen que fueron los pioneros del profiterol en Caracas. Destacan la Sacripantina, la torta Zucotto y la Sant Honoré.

Coordenadas: Av.Romulo Gallegos con 2da. Avenida de Santa Eduvigis. Edif. Imperial, diagonal a la Estacion del Metro de Parque del Este.

Tivoli: desde 1965 esta pastelería, fundada por Pierre Charles Calani, endulza la ciudad con lo más tradicional de la repostería. Una amplia gama de bignés, dulces de mazapán en forma de frutas o animalitos. Se destaca la torta profiterol de chocolate.

Coordenadas: Av. las Palmas, Edificio Socamara, Piso Pb @Tivolipast

La Danubio: este idea comenzó en 1970 en Chacao, donde se ubica su sede principal, hoy es una cadena de seis tiendas atendidas por la familia Kerese. Las opciones son amplias, desde mousses hasta cheesecakes. Se destaca el pie de limón, el mousse de tres chocolates y la Selva Negra.

Coordenadas: Chacao, Sta. Rosa, Sta. Mónica, Multicentro Empresarial del Este, Los Palos Grandes, La Trinidad, Macaracuay. @pastedanubio

Mozart: Georges Progonis de origen griego, desde 1975 ofrece a su clientela especialidades de chocolate. Son un exponente caraqueño por su bombonería artesanal hecha con cacao venezolano, pero también se destaca por la torta Sacher y sus profiteroles.

Coordenada:   C.C.C.T. Nivel C-2, 2ª Etapa, Chuao.

Das Pastell Haus: muchos la conocen por sus pizzas, pero esta pastelería tiene más 25 años brindando una gran selección de pasteles y dulces en una de las mejores esquinas del Hatillo. Su nombre alemán se traduce como La casa del pastel y honra a sus especialidades, el strudel de manzana y la torta crumble de mora. Aunque también se destaca la tarta de fresas.

Coordenadas: Calle La Paz, Nº 32, El Hatillo.

St. Honoré: desde 1988, este clásico lugar ofrece un surtido de pastelería fría y seca. Donde se destacan los Ojitos de Tigre, la torta Sinfonía y la Milhojas.

Coordenadas: Urb. La Alameda, Calle A. Santa Fé. @sthonoreccs

La Ópera: un clásico de Chacao que se ha especializado en pastelería francesa. Se destaca por la torta fraisier, trufas de chocolate y por supuesto la torta ópera que hace honor a su nombre.

Coordenadas: Av. Mohedano entre calle Ávila y calle Blandín Qta. Tilingo. La Castellana.

Los nuevos del juego

2

Tentazione di Corso: la tradicional Pastelería del Corso en La Trinidad se reinventó y abrió una nueva sucursal, donde igualmente ofrece una vasta selección de bignés rellenos de chocolate, crema pastelera, crema de café. También milhojas y brazo gitano.

Coordenada: Cuarta Avenida de Los Palos Grandes

Franca: aunque es de corta data es uno de los lugares más frecuentados en la ciudad a la hora de merendar. Comenzó en el 2011 y hoy tiene tres locales reconocidos por su especialidad, las coffeecakes, sanas y sabrosas. Destacan la Choco Choco, auyama y jengibre y la de zanahoria y almendras con glaseado de naranja.

Coordenadas: 1° Av. Los Palos Grandes, Av. Principal de Las Mercedes, Galerías Los Naranjos. @francaesfranca

Atar Creaciones Culinarias: desde el 2002 funciona también como boutique culinaria y presenta una propuesta de pastelería moderna y su versión mini de las cosas.  Es cuidada en presentación y destacan los muffins, el volcán de chocolate y la torta de queso criollo.

Coordenadas: Cuadra Gastronómica, 6° transversal entre 3° y 4° avenida de Los Palos Grandes @atarcc

Madame Blac: de aspecto ecléctico esta boutique culinaria tiene una pequeña variedad de gran calidad. Se destaca por ser de los pocos lugares en la ciudad que ofrece macarons. También por sus eclairs, tartaletas de frutas y galletas empacadas listas para regalar.

Coordenadas: Calle Madrid. Las Mercedes. @madameblac

Publicado en Esnobismo Gourmet

Parte1

Parte 2

Manzanas caramelizadas al horno, en 7 pasos

manzana caramelizada al horno

La simpleza a veces es el mejor ingrediente, de ello es prueba este postre de manzanas caramelizadas que se regocija de ser tan saludable como sabroso.

1-. Lavar las manzanas (Rojas)

2-. Descorazonar la fruta

3-. Colocar en una bandeja refractaria

4-. Espolvorear azúcar y canela sobre las manzanas

5-. Colocar una ramita de canela sobre cada fruta

6-. Hornear a 200 °C por 25 minutos

7-. Servir y comer