La ruta dulce de Caracas

3

“El apetito no es solo las ganas de comer o hambre que se asoma. Muchas veces es también la gratificación compensatoria que se busca o se regala”, decía el psicólogo Ernest Ditchner, al hablar de los estímulos. Y es que antojarse de un buen dulce a mitad de la tarde también es una forma de hambre.

Caracas, goza de muchas opciones para ir a degustar un postre a cualquier hora del día. Muchas de ellas de tradición francesa, italiana y española, traídos a la ciudad por los inmigrantes europeos cinco décadas atrás y, a las que se van amasando nuevos exponentes con propuestas modernas.

A continuación, una lista de las pastelerías capitalinas para “desservir”, término que usaban los franceses para decir “limpiar la mesa” al final de la comida y ofrecer las opciones dulces a los comensales.

A pesar del tiempo

4

Las Nieves: creada en 1954 por Giusseppe Above pero continuada por Aldo Tarantini desde 1974, comparte los sabores dulces y típicos de Italia. En días festivos se encuentra la Colomba de Pascua y el Roscón de Reyes. Se destaca por los cannolis, las sfogliatellas, y las bombas rellenas de crema.

Coordenadas: Av Pichincha Quinta Belén. El Rossal. @Lasnievesccs

La Ducal: Fundada en 1958 por Giovanni Greggio y hoy sigue en pie gracias a su nieto Maurizio Greggio. La pastelería tradicional italiana es el fuerte de la tienda, pero siempre trata de innovar, un ejemplo, la oreocake. Sin embargo se destaca y se ha establecido como un referente por las tortas de mazapán, las zeppole y la zuppa inglese.

Coordenada: 2da. Calle de Bello Monte, Entre Boulevard de Sabana Grande. @LaDucal

La Doris: Marco Battipaglia es el maestro pastelero de esta conservadora pastelería, desde 1978, sin embargo, fue inaugurada en 1960. Se especializa en repostería clásica italiana y dicen que fueron los pioneros del profiterol en Caracas. Destacan la Sacripantina, la torta Zucotto y la Sant Honoré.

Coordenadas: Av.Romulo Gallegos con 2da. Avenida de Santa Eduvigis. Edif. Imperial, diagonal a la Estacion del Metro de Parque del Este.

Tivoli: desde 1965 esta pastelería, fundada por Pierre Charles Calani, endulza la ciudad con lo más tradicional de la repostería. Una amplia gama de bignés, dulces de mazapán en forma de frutas o animalitos. Se destaca la torta profiterol de chocolate.

Coordenadas: Av. las Palmas, Edificio Socamara, Piso Pb @Tivolipast

La Danubio: este idea comenzó en 1970 en Chacao, donde se ubica su sede principal, hoy es una cadena de seis tiendas atendidas por la familia Kerese. Las opciones son amplias, desde mousses hasta cheesecakes. Se destaca el pie de limón, el mousse de tres chocolates y la Selva Negra.

Coordenadas: Chacao, Sta. Rosa, Sta. Mónica, Multicentro Empresarial del Este, Los Palos Grandes, La Trinidad, Macaracuay. @pastedanubio

Mozart: Georges Progonis de origen griego, desde 1975 ofrece a su clientela especialidades de chocolate. Son un exponente caraqueño por su bombonería artesanal hecha con cacao venezolano, pero también se destaca por la torta Sacher y sus profiteroles.

Coordenada:   C.C.C.T. Nivel C-2, 2ª Etapa, Chuao.

Das Pastell Haus: muchos la conocen por sus pizzas, pero esta pastelería tiene más 25 años brindando una gran selección de pasteles y dulces en una de las mejores esquinas del Hatillo. Su nombre alemán se traduce como La casa del pastel y honra a sus especialidades, el strudel de manzana y la torta crumble de mora. Aunque también se destaca la tarta de fresas.

Coordenadas: Calle La Paz, Nº 32, El Hatillo.

St. Honoré: desde 1988, este clásico lugar ofrece un surtido de pastelería fría y seca. Donde se destacan los Ojitos de Tigre, la torta Sinfonía y la Milhojas.

Coordenadas: Urb. La Alameda, Calle A. Santa Fé. @sthonoreccs

La Ópera: un clásico de Chacao que se ha especializado en pastelería francesa. Se destaca por la torta fraisier, trufas de chocolate y por supuesto la torta ópera que hace honor a su nombre.

Coordenadas: Av. Mohedano entre calle Ávila y calle Blandín Qta. Tilingo. La Castellana.

Los nuevos del juego

2

Tentazione di Corso: la tradicional Pastelería del Corso en La Trinidad se reinventó y abrió una nueva sucursal, donde igualmente ofrece una vasta selección de bignés rellenos de chocolate, crema pastelera, crema de café. También milhojas y brazo gitano.

Coordenada: Cuarta Avenida de Los Palos Grandes

Franca: aunque es de corta data es uno de los lugares más frecuentados en la ciudad a la hora de merendar. Comenzó en el 2011 y hoy tiene tres locales reconocidos por su especialidad, las coffeecakes, sanas y sabrosas. Destacan la Choco Choco, auyama y jengibre y la de zanahoria y almendras con glaseado de naranja.

Coordenadas: 1° Av. Los Palos Grandes, Av. Principal de Las Mercedes, Galerías Los Naranjos. @francaesfranca

Atar Creaciones Culinarias: desde el 2002 funciona también como boutique culinaria y presenta una propuesta de pastelería moderna y su versión mini de las cosas.  Es cuidada en presentación y destacan los muffins, el volcán de chocolate y la torta de queso criollo.

Coordenadas: Cuadra Gastronómica, 6° transversal entre 3° y 4° avenida de Los Palos Grandes @atarcc

Madame Blac: de aspecto ecléctico esta boutique culinaria tiene una pequeña variedad de gran calidad. Se destaca por ser de los pocos lugares en la ciudad que ofrece macarons. También por sus eclairs, tartaletas de frutas y galletas empacadas listas para regalar.

Coordenadas: Calle Madrid. Las Mercedes. @madameblac

Publicado en Esnobismo Gourmet

Parte1

Parte 2

Torta de cambur

torta de cambur

En Navidad la alacena siempre está llena de comida, y se suele desperdiciar mucho. En esta época donde cambiamos la fruta por el panettone y las galletas, esta receta simple y sabrosa es una forma de aprovechar los alimentos. Esta torta de cambur es versátil, se puede degustar en el desayuno con un poco de queso telita o guayanés; también para el postre acompañada de helado y un café.

Esta receta es mi versión de la torta de plátano de la chef venezolana Ana Belén Myerston, de su receta permanece el toque del azúcar espolvoreado en el molde, que le aporta a la torta un costra crujiente dulce, que se deshace en la boca al morderla. Un detalle que me gustó mucho.

Que disfruten su delicado sabor y el aroma que dejará la canela y el dulzor del cambur maduro en su cocina

Ingredientes:

6 cambures maduros

2 tazas de harina de trigo

200 g de mantequilla sin sal

1 huevo

Canela en polvo

1 taza de azúcar

1/2 cucharadita de polvo para hornear

1/2 taza de leche

1 cucharadita de esencia vainilla

150 g de avellanas (puede usar nueces)

1/2 taza de azúcar adicional

Preparación:

Triturar los cambures hasta que estén suaves, con contextura de puré y sin grumos. En otro bol batir la mantequilla (que debe estar pomada) con el azúcar hasta que se hayan mezclado completamente, añadir el huevo, la leche y el puré de cambures. En otro recipiente combinar la harina, cernida previamente, el polvo para hornear, las avellanas troceadas y la canela en polvo. Luego, unir ambas mezclas.

Aparte, enmantequillar un molde para torta y espolvorear azúcar dentro de él. Verter la mezcla de cambur y cocinar a un horno precalentado a 180 °C por 35 minutos.

Una vez listo, desmontar y servir caliente con queso blanco si es para el desayuno o con helado si es para el postre.

Recomendación: calentar 15 seg en microondas cuando se vaya a comer luego de la primera vez.